GERTRUDIS RÍOS, UNA MAESTRA FUSILADA

Todos estamos alterados, todos estamos expectantes con lo que vendrá, y no sabemos afrontar este hecho surrealista, llamado confinamiento. Esta represión obligada a estar en casa, nuestro derecho de libre circulación ha estado tocado y hundido. Pero no es esta la pesadilla que ahora os quiero explicar, no.

Estos dias de confinamiento desgraciadamente (encima) he sufrido dos incidentes, que me han obligado a acudir a urgencias, y mantenerme en reposo absoluto en casa, he estado leyendo los libros que tenía medio olvidados. El último que ahora tengo entre manos es Un cielo de plomo, la historia de Neus Català, novelada por Carme Martí. Para quien no conozca, Neus fue la última superviviente catalana en el Campo de exterminio de Ravensbrück. Una lectura llena de dolor, una lectura que me hace pensar que los humanos muchas veces somos gente cruel y malvada

¿Como es posible que pasara ese horror? ¿Como pudieron sobrevivir?… y pienso, Dios mio… (sea uno creyente o no) como pudieron hacer esas atrocidades, ¿como?.

Todos venimos del horror de una guerra no muy lejana, todos tenemos en nuestras familias historias de ganadores y/o perdedores.

Mi madre siempre nos ha dicho que tenia una hermana mucho más grande que ella, Gertrudis Ríos (Algodonales 1901), que ejercía de maestra, y que junto a su marido Ramón, se los llevaron para fusilar. Ella recordaba que tenían un hijo, José Manuel, que fue a vivir con la familia paterna. También recuerda la tristeza y el miedo que entraron en su casa, que su padre lloraba y lloraba. Mi madre no ha querido nunca explicar más cosas de esos tiempos. Ella ha encerrado su poca memoria dentro suyo.

En estas circunstancias tenía la cabeza, cuando de repente (¿casualmente?) me llega a través de mi hermana un enlace de Google, donde la periodista Susana Falcón escribe un libro, Cien mujeres andaluzas. Retratos del feminicidio franquista (Ed. Garaje poesía). Es un libro con formato de poesía donde reviven 100 mujeres.

Una de estas mujeres es, efectivamente mi tía. Gertrudis Ríos, maestra de escuela fusilada.

Veo su cara en una foto rodeada de niños en el colegio… y lloro.

Gertrudis Ríos Marín (1901-1936) y sus alumnos en La Línea, a su derecha su hijo José Manuel Iglesia Ríos.

No me lo acabo de creer. No esperaba nunca este encuentro. No creía que existieran imágenes ni documentación de ella. Rápidamente tecleo en el buscador el nombre de la periodista, necesito contactar con ella. Solo doy con su libro y la editorial. Es tarde, estoy cansada y mareada, pienso que mañana tendré mejor la cabeza y la encontraré.

Día siguiente. Llama mi sobrina. Ella ha tenido más suerte, buscando por Gertrudis Ríos ha dado con un Blog, uno muy curioso. El lagarto astuto, y su propietario es José Ramón Iglesia. Nieto de Gertrudis. Me dice que ya ha comunicado con él y me pasa su contacto.

Aquella noche del 20 de mayo de 2020, devoro las entradas del Blog y veo más fotografiás de sus abuelos y su padre. Y miro sus rostros, y veo la similitud con mi madre, y vuelvo a llorar.

He sabido que Gertrudis ganó una plaza de maestra y que fue destinada a La línea de la Concepción, allí fue asumiendo responsabilidades, y se sindicó en la Federación Española de Trabajadores de Enseñanza (FETE). Su marido era Ramón Iglesia, trabajador en la administración de Correos. Se los llevaron a los dos un sábado 15 de agosto de 1936.

Y empiezo a entrar en un estado de rabia y de alegría. Rabia contenida hacia lo que hicieron con esta parte de mi familia (y la de muchos), rabia de haber truncado sus ilusiones, sus sueños, sus esperanzas llenas de vida por un futuro que tenían por delante. Rabia que hicieran de la vida de unos lo que ellos quisieran, como si tuvieran el derecho a matar, el derecho a robar la vida porque sí, porque así lo querían. A tirar sus cuerpos, vejados, ultrajados, en una fosa, a saber donde.

Alegría de ver sus caras felices yendo a la feria, de pensar en ellos como personas, no como un nombre sin rostro. Alegría de haber encontrado su descendiente, la continuación de ellos. Un primo que nunca hubiera pensado encontrar. Él vive en Madrid y fue a Andalucía a buscar documentación sobre sus abuelos. También él en su Blog hace constar el trabajo de investigación de Manuel Almisas Albéniz y de la organización Todos los nombres.

Gertrudis y Ramón con su hijo José Manuel, un día de feria entre 1934 y 1936.

Evidentemente, ahora estamos todos intentando encontrar más información. También con muchas ganas de viajar y conocer la familia reencontrada, y sobretodo dar voz a esas personas que vieron la muerte cuando no les tocaba.

Tengo el permiso de José Ramón para hacer difusión de las imágenes y de nuestra historia, y yo quiero que como la de tantos, no caiga en el olvido.

A Gertrudis Ríos y Ramón Iglesia.

Un apunte: Por ser bautizada en la Iglesia de Santa María de la Geltrú, comparto nombre con mi tia. Me llamo Núria Silvia Gertrudis.

Este artículo fue publicado el día 5 de junio de 2020 en el periódico local Eco de Sitges.

7 comentarios sobre “GERTRUDIS RÍOS, UNA MAESTRA FUSILADA

  1. Nuria.
    Estupendo articulo.Te quedó redondo. Enhorabuena por ello. Ya tenía ganas de leerlo.
    Seguiremos recuperando, aunque sea despacio y poco a poco, retazos de la memoria de nuestros abuelos y bisabuelos comunes y además aprovecharemos tambien, como propones, para crear nuevos lazos y conocimiento común entre nosotros, sus nietos y biznietos.
    Esto último será una cosa llamativa y poco común en nuestros días, en los que parece que se lleva más el desarraigo y el distanciamiento familiar, incluso entre padres e hijos vestido y disfrazado de «independencia»,.. pero simplemente la satisfación de la comunicación entre nosotros, aunque las más de las veces sea virtual, lo merece.
    Un cariñoso abrazo
    Jose Ramón (lagartoastuto)

    Me gusta

  2. Hola José Ramón. Gracias por tus palabras. Verdaderamente ésta ha sido una historia que me tocó muy dentro, la escribí con muchas ganas. Lamentablemente no podemos aún planificar encuentros pero un día lo conseguiremos. Un abrazo fuerte.

    Le gusta a 1 persona

  3. Enhorabuena de nuevo po la constancia escribiendo en tu blog y por este artículo en particular. . Me alegra compartir contigo esta afición, la de escribir y la de indagar en la historia de la familia, de nuestro pueblo, de nuestro mundo. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    1. La familia y otras historias, todas las que hacen que tu vida sea de una manera o otra. No damos importancia, pero influyen en nosotros, la llevamos bien dentro.

      Me gusta

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

telodigosindecirlo

realidad interpretada

El Riorosa

Escribir para vivir

el lagarto astuto

Un blog que merece la pena escribir......

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: